Cosas que no debes hacer cuando truenas pero es lo primero que se te ocurre (PRIMERA PARTE).

Aceptemoslo. Terminar una relación es devastador. Planes rotos, un enorme dolor, miedo, incertidumbre. A diferencia del dolor físico que en muchos casos es visible, las heridas del corazón son invisibles para quienes nos rodean, pero también para nosotros mismos. Si no nos percatamos de esos sentimientos que nos agobian, ¿Cómo podemos tomar decisiones acertadas?

Como es difícil aceptar una ruptura, queremos minimizar el dolor y repetimos como un mantra “Estoy bien”. Si reflexionamos en el asunto es un absurdo siquiera pensarlo: se acaba de terminar una relación a la que le habías apostado mucho, te separas de alguien que en algún momento fue el “amor de tu vida”

Con esta venda en los ojos (y en las emociones) es común que después de una separación o un divorcio hagamos muchas cosas sin reflexionar.

  • Sexo desenfrenadopareja3

Cada uno trata de acallar el dolor de una ruptura a su manera. La teoría de “un clavo saca a otro clavo” es bastante socorrida. Después de todo, el estar con alguien más nos ayuda a dejar de pensar en el pasado. Así que hay clavos, clavitos y alcayatas.

Dice el refrán que saber que tenemos un problema es tener la mitad del problema resuelto; ya que reconocer que estamos equivocados, emproblemados o en mal rumbo, es complicado.

Definitivamente, no es el momento idóneo para iniciar una nueva relación seria. El problema es que es difícil reconocerlo y en el deseo de poner punto final al momento amargo adoptamos la filosofía de “un clavo saca otro clavo” sin reconocer la dificultad, el momento por el que estamos pasando.

otro-yo

Para muchos, el sexo casual es todavía tabú. Quizá los hombre lo tienen más fácil, ya que siempre han podido diferenciar entre una chica para salir el jueves en la noche, la que presentan a sus padres y la quieren para madre de sus hijos.

A muchas mujeres, aceptar que la relación no va a pasar de sexo casual las hace sentir mal. Así que mientras él dice: “Dios mío, que se convierta en pizza”, ella dice: “Dios mío, que se convierta en príncipe azul”. Como si en su cabeza hubiera un cajón gigante donde caben príncipes y sapos sin distinción.

Si ambos saben que es algo casual y están de acuerdo en el estatus de la relación, no habrá enojos ni malentendidos. No hay expectativas de planes a futuro en vacaciones o fechas como Año Nuevo. No hay castillos en el aire que involucren un vestido blanco, frac y luna de miel.

Nada. Hay dos personas que disfrutan con su mutua compañía, sexo y punto. En temas de relaciones la honestidad es clave.

  • Usar un clavo para sacar otro

25500885181_9ec14d9acc_bCuando se firma un divorcio, o una relación termina, no necesariamente se termina al mismo tiempo lo que sentimos por esa persona. Lo ideal sería que nos diéramos el tiempo necesario para llorar la relación perdida, analizar lo que paso y una vez que las heridas sanaron, entonces sí, a otra cosa mariposa. Pero con la filosofía de “un clavo saca otro clavo”, muchas veces tratamos de apresurar los procesos y buscamos entrar en una nueva relación cuando todavía estamos enganchadas con la anterior.

Evidentemente, es difícil que una nueva relación funcione si le invertimos tanto tiempo y energía en la anterior. Si las heridas de las relaciones anteriores se pudieran ver, nos daríamos cuenta de que todavía están abiertas y nos acercaríamos a otros con pinzas. Pero como no podemos o no queremos hacerlo, preferimos engañarnos y creer que estamos listos para una nueva relación.

Utilizar un clavo para sacar otro no representa mayor problema siempre y cuando ambos estén claros en su función temporal. En la desesperada busca del clavo nuevo, para que el mundo sepa que estamos bien, no aferramos a clavos bien torcidos u oxidados, lo que para colmo de males envía justamente la señal contraria.

  • Tequila por galón111-613x445

Otra de las conductas no tan afortunadas a las que solemos recurrir cuando tronamos es el exceso de alcohol o drogas. El ahogar las penas en tequila es un remedio muy socorrido, independientemente de su efectividad. Lo hemos visto en infinidad de películas y canciones. Lo recomendamos a nuestras amistades cuando pasan por una situación similar. Sabemos que quizá no cura las penas, pero de momento ayuda a olvidar. Lo importante de estos casos es tratar de minimizar los efectos negativos de estas conductas:

  1. Asegúrate de que las borracheras sean seguras entre amigos cercanos y confiables y que no tengas que manejar.58
  2. El alcohol y los teléfonos inteligentes son una combinación letal cuando tenemos el corazón roto. La tecnología nos ofrece múltiples opciones para ponernos en ridículo. En esta situación puedes ahogar tus penas en tequila, pero tu celular debe quedar a buen resguardo para evitar ataques de pedofonía.
  • Apostar todo a la nueva pareja

Hay quienes se mueven como Tarazan. Es decir, necesitan tener una liana para soltar la otra. Necesitan la seguridad de un nuevo amor para poder soltar al anterior. En esta euforia por encontrar otra vez el amor o el miedo a perder esa felicidad recién encontrada hacemos tonterías como “dejar todo por amor”.

Cuando alguien está en esta situación es capaz de hacer cosas que no hubiera hecho en otras circunstancias como alejarse de sus hijos, correr riesgos financieros extremos, poner en riesgo su salud, dejar de ver a su familia o amigos. Cualquier cosa, no importa lo que sea, para agradar a ese nuevo amor, ya que la sola idea de perderlo nos enloquece.

  • Gallinas tratando de pasar por flamencos

96cbe439f94a8c99ca8d628675e0fb4aAceptarnos tal y como somos es difícil, pero si no lo hacemos nosotros nadie más lo hará. Por supuesto que todos queremos que nos valoren, aprecien y amen. Pero nuestra necesidad de aceptación y de cariño es tan grande que nos lleva a hacer casi cualquier cosa para que nos acepten.

En algún momento todos hemos tratado de aparentar ser lo que no somos para agradar a alguien. Lo cual es evidentemente ridículo para todos, menos para nosotros mismo. Una cosa es adaptarse al entorno y otra, muy distinta, fingir. Como siempre sucede, tarde o temprano, la verdadera personalidad sale a la luz. No es posible mentir para siempre. En todas las relaciones, la sinceridad es importante. En el fondo, todos queremos saber que terreno pisamos.

Si miráramos a nuestro alrededor, la mayoría de las parejas no son “perfectas”, ni tienen gustos parecidos. Se respetan, se aman, tienen problemas pero saben resolverlos, están bien juntos y eso es lo importante. Quizás el error esta en esforzarnos por parecer un flamenco, cuando en realidad lo único que el flamenco quería era una gallina que estuviera feliz de serlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s