LOS HOMBRES A TRAVÉS DE LAS DECADAS

EL HOMBRE A SUS VEINTES

a093287d38ade0a45c34a0513ae63c53--cute-boys-beautiful-boys

En los veintes, el hombre está comenzando a descubrir las piedras angulares de la masculinidad: quien es el, que hace y cuanto gana. Aquí va a decidir si ira a la universidad o no, si elegirá un oficio o no, si estudiara un posgrado o no. Pero ninguna de las decisiones que tome mientras tenga veintitantos le ayudará a llegar a conclusiones reales sobre su futuro, sobre sí mismo o sobre la dirección que tomará en la vida.

En la mayoría de los casos no puedes esperar que esté listo para proveerte estabilidad financiera y dirección familiar cuando todavía está tratando de descubrir cómo hacer dinero, consolidar su carrera y tener sus propios logros.

Para la mitad de la década de los veintes estará en contacto con la fuerza de trabajo que lo rodea, notará a otros hombres que ya tienen una casa, auto y que cuidan a su familia. Entonces, su reloj financiero va a comenzar a girar.

Pero cuando el hombre llega a los veintisiete o veintiocho años y comienza a ver a sus amigos llegar al bar en un buen auto, vestidos con trajes de marca, y sacar una tarjeta de presentación con su nombre y un impresionante título en letras con relieve, ese hombre va a querer entrar a ese juego, va a querer auto, título y dinero propios. Va a ser un momento fundamental para él. Sin embargo, no va a sentir que el matrimonio sea un movimiento necesario para llegar a donde quiere en los aspectos financiero y profesional.

De hecho, en ese viaje en el que trata de descubrir quién es, tal vez se dé cuenta de que todavía no es lo suficientemente responsable como para comprometerse a una relación. Al hombre solo lo guía su reloj financiero más o menos al mismo tiempo que a las mujeres, su reloj biológico.

EL HOMBRE EN SUS TREINTAS…

tumblr-magku5zzpc1ryp639o1-1280jpg

En esta etapa, el hombre está comenzando a consolidar su carrera, a ganar la cantidad de dinero que quería; también está logrando por lo menos algunos de los objetivos que se había marcado en su plan maestro de vida.

Los hombres que están en sus treintas también empiezan a aceptar lo inevitable, que todas esas aventuras y correrías que tuvieron en los veintes, en los treintas se convierten en una sensación de “ya, ya estuve ahí, ya, ya hice todo eso”.

Ésta edad no significa que un hombre no se sienta atraído por una bella mujer como sucedía en sus veintes, o que una mujer sexy y candente no logre excitarlo, después de haber tenido una cierta cantidad de relaciones, comienza a notar los patrones y a tener una idea más clara del hecho de que estar con una mujer no puede ser una experiencia ardiente y fabulosa todo el tiempo. Entonces, el hombre estará más abierto a la idea de que si conoce a la persona indicada, aquella que llegue con la menor cantidad posible de problemas y que, además, le pueda brindar apoyo, lealtad y diversión a su vida, entonces aceptara acercarse al compromiso.

Por supuesto, todo lo anterior es algo independiente a la edad en que un hombre, en su propia mente, alcanza el éxito. Si el hombre consigue el éxito a final de sus veintes, para cuando entre a sus treintas estará mas dispuesto a involucrarse en un compromiso, porque para entonces va a sentir que está en una buena situación financiera, que ya no tiene que matarse en el trabajo, trabajar horas extra, generar una infraestructura y escalar los peldaños.

EL HOMBRE EN SUS CUARENTAS…

25015220_786181824922476_8783226640218980352_n

El hombre que está en los cuentas se siente bien con esa etapa de la vida y está entrando a su mejor momento, en particular si ya es esposo y padre. Adora sus logros y está ganando más dinero, pero, al final del día, si tiene un HOGAR a dónde dirigirse, ya tiene el premio mayor. Eso completa su viaje hacia la masculinidad. Sin importar cuán famoso sea ni cuantos logros haya tenido, ningún logro es comparable a volver a casa a los brazos de la gente que más ama. Sus hijos están contentos de verlo, el es el héroe todo el tiempo. Adora el título de “Papi”, y además está feliz de que haya una mujer que lo ame, lo apoye y lo haga sentir valioso. Ése es un momento de gran orgullo para el hombre, en particular, cuando tienen edad suficiente para entender la importancia de lo que posee. Para los cuarentas, el hombre quiere sentir que es un individuo que tiene firmeza y que cumple lo que promete, que es respetado, que es sólido y que su familia considera que puede contar con él. Algunos hombre batallan para lograrlo, pero todo se aclara cuando se convierten en cónyuges y padres. Éste se convierte en un momento en el que todo toma su lugar y en el que el hombre da lo mejor de sí mismo porque surge todo el amor del que es capaz: va a trabajar duro para asegurarse de que su familia tenga lo que necesita, va a sentirse orgulloso de presentar a su esposa como su dama y de contarle al mundo sobre sus hijos, y protegerá a su familia con el poder de los ángeles.

Si está soltero, entonces está soltero por una razón. Puede ser que sea desafortunado en el amor. O tal vez se comprometió con el tipo de empleos que alteran la vida y eso le dificultó establecerse. O probablemente sólo es ese tipo de personas que se resiste a la idea del matrimonio y los hijos, incluso después de los años: un compromiso fóbico de buena fe. Cualquiera que sea la causa, a menos de que sea divorciado, entonces ya se resigno al hecho de que la familia tradicional no le sucederá y, por lo tanto, se siente cómodo con la idea de vivir solo, está satisfecho con su forma de vida, al igual que todas esas mujeres que no creen que sus vidas sean un terrible fracaso sólo porque no tienen hijos y una sortija de matrimonio.

Ésta es una forma bonita de decir que va a ser difícil en extremo que llegue alguien logre apartar la sensación general de comodidad a la que este hombre soltero de cuarenta y tantos ya se acostumbró.

Eso no significa que ese hombre de cuarenta y tantos no pueda conocer a una mujer que sacuda su mundo, alguien que le haga sentir que no puede vivir sin ella. Es solo que este hombre ha llegado a dominar el arte de tener compañía y no necesariamente está esperando cazar mujeres y tener sexo vacío de la misma. Este hombre ya no trata de estar en los antros o en los restaurantes de ambiente deportivo buscando una jovencita candente. Este hombre se sentirá más atraído hacia alguien con quieran pueda hablar, alguien con quien pueda salir a comer, asistir a algún evento, a un concierto, u otro tipo de actividades recreativas; alguien que llene sus necesidades sexuales, y que, al igual que él, no sienta la presión de convertir la relación en algo más de lo que ya es.

EL HOMBRE EN SUS CINCUENTAS Y MAS ALLÁ…

matrimonio-de-mis-padres-e1414837479277

El hombre a los ciencuentas está tratando desesperadamente de consolidar su legado. Dicho llanamente, está viendo el video y tratando de entender cómo mantendrá a su familia cuando ya no trabaje o cuando se vaya de esta Tierra. Está pensando en  términos de seguridad como  no lo había hecho nunca antes. Lo hace al mismo tiempo que el nido se vacía, cuando envía a los hijos a la universidad o a iniciar sus nuevas vidas, y cuando sabe que ahora podrá disfrutar a su pareja de una manera que no ha podido desde que tuvieron hijos. Está más contento con la nueva paz que ha encontrado junto a su dama, y ya se estableció en la vida que construyo.

Esta actitud mental se ve exaltada por lo cambios contantes en su cuerpo. Se preocupa al respecto porque en los cincuentas el cuerpo comienza a traicionarlo. La presión arterial se incrementa, así como los niveles de colesterol. Por supuesto, esto resulta más sencillo cuando tiene una mujer junto a él. Es muy difícil vivir de la forma adecuada, comer bien y mantenerse alejado de los problemas si no hay una presencia femenina que lo toque en el hombro y le recuerde porque es mejor que no se coma ese corte de carne y el pastel de queso, y por que debe consumir más vegetales, hacer más ejercicio y mantenerse retirado de los problemas, no sólo por él, sino por aquellos a quienes ama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s