¿QUÉ DEFINE UNA BUENA AMISTAD DE PAREJA?

Primero leeremos a algunos filósofos que nos explican si se puede ser amigos de nuestra pareja.

Montaigne sostiene que es imposible que los integrantes de la pareja sean amigos porque la amistad languidece el vínculo pasional. Para el, no hay salida: pasión y amistad se oponen.

platon_2

Platón, en el diálogo Lysis o de la amistad, llega a la conclusión de que “no hemos podido descubrir lo que es el amigo”. La amistad es una incógnita, ni que hablar de la amistad de pareja.

Nietzsche se muestra más optimista. En Humano, demasiado humano, dice: “El mejor amigo tendrá probablemente la mejor esposa, porque el buen matrimonio está basado en el talento de la amistad” (p. 785) Las buenas parejas son amigas.

Finalmente, Voltaire afirma: “Los demás sentimientos se entremezclan con el amor, como los metales se amalgaman con el oro: la amistad y el aprecio le favorecen, y la belleza del cuerpo y la del espíritu le añaden nuevos atractivos”. Para Voltaire, la pasión y la amistad pueden convivir y alimentarse mutuamente.

  1. SEMEJANZA/COMPLICIDAD: “EN UNA BUENA RELACIÓN HAY ACUERDO SOBRE LO FUNDAMENTAL.pareja-ideal-senales

La idea de que los contrarios se atraen o que lo distinto nos complementa no parecer tener mucho fundamento en el tema del amor, al menos en los que desean tener una relación estable y cómoda.

No se trata de parecernos en cualquier cosa, sino en aquellas características que son verdaderamente importantes para uno y la relación, y sobre gustos no hay nada escrito.

Pero si la semejanza es tan importante para establecer una relación estable, ¿Por qué nos equivocamos tanto a la hora de elegir pareja? Dos posibilidades:

  1. Porque confiamos excesivamente en el amor y pensamos que amar es un paliativo para todos los males.

          Algunas diferencias psicológicas alejan más de lo que acerca el amor.

  1. Nunca nos detenemos a pensar racionalmente cuán parecidos o diferentes somos de nuestra pareja. Por eso las discrepancias nos toman por sorpresa. A veces, disparidades tan simples como la hora de levantarse o de acostarse pueden afectar todo el clima afectivo.

          No se trata de complementarse punto a punto, sino de acompañarse.

  1. PROXIMIDAD/CONTACTO: “UNA BUENA RELACIÓN PROPICIA LA CERCANÍA Y LA INTIMIDAD”.

La proximidad con la persona amada es un factor crucial para que la amistad de pareja prospere. No nos referimos al apego ansioso o a la necesidad de estar codo a codo las veinticuatro horas como una garrapata, sino a los encuentros regulares que necesita cualquier relación para obtener intimidad.

social

En general, uno no se aburre de la amistad amorosa o al menos no se cansa de amar a la pareja cuando la relación es buena: la proximidad bien administrada fomenta la intimidad afectiva y la afinidad. Cicerón afirmaba: “Las amistades no deben provocar cansancio, como suele ocurrir con otras cosas. Las más antiguas, como los vinos que alcanzan madurez, deben ser más deliciosas”.

  1. INTERCAMBIO DE REFORZADORES: “UNA BUENA RELACIÓN ES ESENCIALMENTE GRATIFICANTE”

giphy (2).gifHay un precepto en las relaciones afectivas relacionado con el punto anterior que no cambia ni cambiará, aunque los amigos del romanticismo entren en crisis y protesten: “Nos sentimos atraídos por quienes nos satisfacen y gratifican”. Es la teoría de la gratificación de la atracción: elegimos a quienes nos brindan la mayor cantidad de estimulación positiva. ¿Amor lucrativo, interesado? Sólo en parte y no de manera consciente y acaparadora. La susceptibilidad hacia los refuerzos y los castigos forma parte de nuestra herencia más arcaica: buscamos el placer y escapamos al dolor, es la mecánica natural de la supervivencia.

Aunque una buena relación comparte todo (lo agradable, lo útil, lo bueno y también lo malo), lo que cuenta es que el balance sea positivo. A todos nos interesa el abrazo, el piropo, la caricia, el detalle y repetir varias “lunas de miel”. Cicerón hablaba de la amistad como un intercambio recíproco de favores, ayuda mutua, devolver un favor con otro. Sin llegar a ser tan puntillosos y milimétricos, hay mucho de cierto en sus palabras. En la vida cotidiana, las parejas mejoran sustancialmente cuando deciden preocuparse más por el bienestar de su compañero o compañera.

Nuevamente Aristoteles y su realismo: “La amistad dura más cuando los amigos reciben las mismas cosas el uno del otro”. Y esto nos lleva al próximo punto, la repartición justa y equitativa de los reforzadores.

  1. EQUIDAD/JUSTICIA: “UNA RELACIÓN INJUSTA GENERA DESAMOR”

Cuando percibimos que el balance costo/beneficio de nuestra relación no es equitativo, entramos en crisis: nos sentimos explotado o nos sentimos culpables.

Consideramos que una relación es justa cuando lo que obtiene cada miembro de la relación es proporcional a lo que cada uno ha invertido en ella. Si dos personas reciben beneficios iguales pero no han contribuido de manera similar, alguien puede sentir que la retribución ha sido injusta.

partner-420x330

No se trata de convertir la relación afectiva en un sistema financiero, sino de mantrnerse digno, aun si la decisión es entregar mucho más de lo que se recibe.

Los que participan en una relación equitativa se sienten más contentos, y los que están en una relación que consideran injusta se sienten más ansiosos y deprimidos.

Ésos son los datos, ésa es la realidad. Afortunadamente, hoy día las parejas jóvenes tienden a establecer relaciones más simétricas: ambos trabajan, las tareas domésticas están repartidas y el machismo va en decandencia.

  1. CONFIANZA: “LOS MIEMBROS DE UNA BUENA PAREJA TIENEN LA CERTEZA DE QUE EL OTRO NUNCA LES HARÁ DAÑO INTENCIONALMENTE”

giphy (3).gif

En Ética a Eudemo, Aristoteles manifiesta que: “Los verdaderos amigos no cometen injusticias unos con otros”. Es importante sostener una relación de amistad si no hay credibilidad. Y por credibilidad entiendo la confianza básica: la certeza de que la persona amada nunca nos hará daño intencionalmente. Obviamente, una certeza condicionada al factor humanos, a la buena voluntad, pero de cualquier forma imprecindible.

La credibilidad está directamente relacionada con la percepción de sinceridad, es decir, la autenticidad de la persona, su honestidad.

Cicerón, otra vez: “El principal apoyo para la estabilidad y constancia que buscamos en la amistad es la lealtad, pues nada es estable si se es infiel”.

El buen amigo no oculta sus defectos, los pone sobre la mesa para señalarnos el peligro de creer en él más allá de lo conveniente. No necesitamos amigos que sean un dechado de virtudes, no serían confiables. Necesitamos amigos sinceros, jamás perfectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s