¿PUEDE UNA EMOCIÓN SER INTELIGENTE?

INTELIGENCIA-EMOCIONAL1

La emoción no tiene inteligencia ni tampoco control, sólo se desborda y aflora, depende de cada uno saber controlarla y encaminarla hacia algo provechoso. Para llegar a dominarlas es preciso organizar y abarcar cinco competencias principales, que son:

  1. El conocimiento de las propias emociones.
  2. La capacidad de controlar las emociones.
  3. La capacidad para motivarse.
  4. El reconocimiento de las emociones ajenas.
  5. El control de las relaciones

1. EL CONOCIMIENTO DE LAS PROPIAS EMOCIONES

emociones-carasEl conocimiento de uno mismo, es decir, la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.

La capacidad de seguir momento a momento nuestros sentimientos resulta crucial para la comprensión de uno mismo. Por otro lado, la incapacidad de percibir nuestros verdaderos sentimientos nos deja completamente a su merced. Las personas que tienen una mayor certeza de sus emociones suelen dirigir mejor sus vidas, ya que tienen un conocimiento seguro de cuales son sus sentimientos reales.

2. LA CAPACIDAD DE CONTROLAR LAS EMOCIONES

La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos y adecuarlos al momento.

Las personas que carecen de esta habilidad tienen que batallar constantemente con las tensiones desagradables, mientras que, por el contrario, quienes destacan en el ejercicio de esta capacidad se recuperan mucha más rápidamente de los reveses y contratiempos de la vida.

3. LA CAPACIDAD PARA MOTIVARSE

14428800921820

El control de la vida emocional y su subordinación a un objetivo resulta esencial para espolear y mantener la atención, la motivación y la creatividad.

Las personas que tienen esta habilidad suelen ser más productivas y eficaces en todas las empresas que acometen.

4. EL RECONOCIMIENTO DE LAS EMOCIONES AJENAS

La empatía constituye la “habilidad popular” fundamental.

Las personas empáticas suelen sintonizar con las señales sociales sutiles que indican que necesitan o que quieren los demás, y esta capacidad las hace mas aptas para el desempeño de vocaciones tales como las profesiones sanitarias, la docencia, las ventas y la dirección de empresas.

5. EL CONTROL DE LAS RELACIONES

El arte de las relaciones se basa, en buena medida, en la habilidad para relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas.

Quienes logran organizar y abarcar estas cinco competencias ganan en popularidad, liderazgo y eficacia interpersonal. Las personas que sobresalen en este tipo de habilidades sueles ser auténticas y tienen éxito en todas las actividades vinculadas con la relación interpersonal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s