HISTERIA “TRASTORNO DE LAS MUJERES”

El síntoma histérico encarnado en el cuerpo ha sido desde la antigüedad un enigma que intenta ser resuelto. Desde la antigua Grecia pasando por el cristianismo y el Renacimiento, los síntomas conversivos histéricos se explicaban desde la lógica medica: como una falla orgánica o, desde la lógica religiosa: como si se tratase de una posesión de espíritus malignos. Si bien, las aproximaciones a los síntomas histéricos fueron hechas desde lo religioso y lo orgánico, es a partir de Charcot y Freud que los síntomas histéricos toman un rumbo nuevo en su concepción y adquieren una explicación desde lo psíquico

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM

UN POCO DE HISTORIA

En la Antigüedad Clásica muchos filósofos abordaron el tema de la Histeria. Entre ellos el gran Platón que afirma en Timeo, Diálogos: “En las mujeres lo que se llama matriz o útero es un animal que vive en ella con el deseo de hacer hijos. Cuando permanece mucho tiempo estéril después del periodo de la pubertad apenas se le puede soportar pues se indigna, va errante por todo el cuerpo, bloquea los conductos del aliento, impide la respiración, causa una molestia extraordinaria y ocasiona enfermedades de todo tipo”. Otros como Hipócrates y Galeno utilizan este concepto en sus escritos para dar explicación a las patologías femeninas.

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM (1)

Estas ideas continuaron ya que durante la antigua Grecia, las hipótesis sobre la histeria se basaban en un mito según el cual el útero femenino es capaz de recorrer cualquier parte del cuerpo, causando toda clase de enfermedades. Este mito es el que da origen a término histeria, puesto que la raíz de esta tiene su origen en la palabra griega hystera, utilizada antiguamente para denominar al útero.

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM (2)

En la Edad Media, la Histeria se traduce en un mal que se ha apoderado de las mujeres, son brujas que se dejan influenciar por el Diablo. En este momento, la patología deja de verse como una enfermedad y empieza a ser tratada desde el ámbito religioso. Es deber de la Iglesia deshacerse de los malos ejemplos, en este caso las mujeres “endemoniadas”, persiguiendo y juzgando a cualquiera de ellas, con castigos como la hoguera.

En el Renacimiento, la Histeria pierde su contexto demoníaco y va a desvincularse de la Iglesia y de los Sacerdotes como “sanadores” del mal, para volver al campo de la Medicina, lo que da paso a la Ciencia y a los científicos, que tratan de descubrir el misterio de la mujer diferente: la mujer histérica.

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM (3)

¿CUÁL ERA EL TRATAMIENTO?

Sufumigaciones Medievales: esta técnica o tratamiento consistía en hacer que la paciente se sentase sobre un quemador que producía humos ascendentes. Con esto se pensaba que se relajarían los genitales femeninos haciendo así que la histeria desapareciese.

Hidroterapia: este tratamiento consistía en la aplicación de agua a presión o agua bombeada en los genitales femeninos haciendo que se excitaran los centros nerviosos además de profundizar la respiración e incrementar las secreciones

Terapias médicas con masaje: se basaba en la estimulación de los genitales manualmente por parte del doctor o de la matrona hasta hacerle llegar al orgasmo, en esta época se llamaba “paroxismo histérico”, al considerar el deseo sexual reprimido de las mujeres una enfermedad

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM (4)

Sala de vibraciones en la consulta y vibrador personal: El médico británico llamado Joseph Mortimer Granville fue el primero en crear el vibrador en 1870, ya que decía que estaba cansado de masturbar manualmente a sus pacientes. Por esto, creó el primer vibrador electro-mecánico con forma fálica, y aunque no era de un tamaño muy reducido que se pueda decir, fue todo un éxito, ya que lograba “aliviar” a las pacientes en menos de diez minutos de una manera eficaz, limpia y sencilla.

LA HISTERIA PARA EL PSICOANALISIS

La histeria para el psicoanálisis es un tipo específico de neurosis, fue relacionada desde sus inicios con la mujer, pero ahora en psicoanálisis es considerada como una estructura clínica compartida tanto por hombres como por mujeres.

Freud define a la histeria como esta neurosis que tiene origen en un incidente sexual, cuyo recuerdo no ha podido ser elaborado asociativamente, transformándose en patógeno y provocando un síntoma. Este incidente sexual se convierte en un recuerdo reprimido de una tentativa de seducción (fantasía de seducción) pero solo se vuelve traumático retroactivamente cuando acontece un segundo incidente que convoca al primero. En este momento es cuando el síntoma hace su aparición.

Freud designa a la histeria como una enfermedad que ofrece cuadros clínicos muy variados que simbolizan un conflicto psíquico que se originan por un encuentro sexual en la niñez, reconoce en la histeria un predominio de la identificación, del mecanismo de la represión, síntomas corporales y del afloramiento del conflicto edípico desarrollado en los registros libidinales.

WhatsApp Image 2018-09-22 at 11.07.02 AM (5)

EN NUESTROS DÍAS…

Las huellas de la Histeria se siguen observando:

– Se usa el término Histeria como sinónimo de nerviosismo o excitación extrema, determinando además que la persona histérica es aquella que no sabe lo que quiere o que cambia de parecer muy rápido, sin razón alguna o motivo aparente.

Finalmente, aunque el término continúa utilizándose en la actualidad como otra forma de hacer referencia al trastorno por conversión, su diagnóstico según las pautas de la época victoriana está completamente erradicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s