¿CÓMO IDENTIFICAR EL MIEDO QUE DEBE SER SUPERADO?

“La ignorancia engendra miedo,
el miedo engendra tensión en los músculos,
la tensión de los músculos engendra dolor.
Y, al contrario, el conocimiento engendra serenidad y paz.
La serenidad aporta calma y la relajación
física impide que el dolor se extienda”

– Fenger Drend Strup

descargaEl miedo crónico y aún más el neurótico es una emoción negativa, por el impacto que tiene sobre la salud física. El miedo ejerce un movimiento sobre la mente y el cuerpo, al igual que la descarga de Adrenalina, cuando se experimenta miedo. de modo que cuando éste se intensifica y aparece con regularidad, el organismo trabaja sobremanera.

Pero ¿Cuál es el miedo perturbador, paralizante? Ese que nos impide avanzar y que se mantiene en la mente como un ancla.

¿COMO SE IDENTIFICA?
es probable que para responder esta cuestión debamos conocer algunas cuestiones importantes. Cuando la mente se alimenta de pensamientos de miedo, dicho temor Se imprime en las células. el campo obligatorio de los átomos entonces emite una resonancia que tiende a atraer lo que más tememos.

Si, esto es lo complicado y, a un tiempo mismo, maravilloso de la mente humana, el que tiene poder suficiente para atraer todo aquello en lo que piensa con intensidad. No es de extrañar, por tanto, qué una persona que tiene miedo a los perros los atraiga. Esa persona pensará: “Parece que los perros me observan sólo a mí”. El peligro de estos pensamientos Es que tienen un poder creativo en la imaginación.

El miedo genera retención, y efectivamente todo nuestro cuerpo se contrae por dentro y tengo-fobia-a-los-ascensores-como-debo-afrontarlapor fuera. La energía circula lentamente, porque al dudar, imaginar evocando lo peor, nos paralizamos. Liberarnos de esos aspectos que nos detienen no es fácil, porque cada vez que entramos en resonancia con ellos en nuestra memoria emocional, estimulamos inconscientemente al hipotálamo que aliándose a su vez con el sistema neurovegetativo, desencadena una serie de reacciones que actúan sobre nuestros órganos.

Ahora pensemos en el individuo que no soporta los lugares cerrados, que sufre de claustrofobia. No es de extrañarse que al subirse sin opción alguna a un ascensor, éste quede varado por unos instantes. Así es el efecto de la mente, que no pone prácticamente en sincronía con el destino. O en la mujer que odia a las arañas porque le causan un considerable miedo, pero siempre se topa con una de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s