DOLOR EN EL PECHO POR ANSIEDAD: SÍNTOMAS Y CAUSAS.

Sensación de ahogo, hiperventilación, parestesias, pérdida del control del propio cuerpo…son síntomas habituales de las crisis de ansiedad. Pero si hay un síntoma que genera especialmente el miedo a morir cuando tenemos una de estas crisis es la existencia de dolor torácico.

Y es que el dolor en el pecho por ansiedad es un síntoma realmente molesto, siendo tomado a menudo por quienes lo padecen por primera vez como indicativo del principio del fin.

SÍNTOMAS BÁSICOS

Cuando hablamos de dolor en el pecho por ansiedad hacemos referencia a la percepción de dolor generado por la somatización de un estado ansioso que puede ocurrir en el contexto de una crisis de ansiedad, como pródromo de ésta o ante la percepción de un estrés continuado sin tener porqué llegar a una crisis.

Este dolor suele percibirse y clasificarse como punzante, siendo habitual que se dé en forma de pinchazos y que puede aparecer en diferentes puntos del torso. El dolor de este tipo suele desaparecer con prontitud (pueden llegar a un cuarto de hora, pero lo más habitual es que no duren más que unos minutos), además de no modificarse tanto si hacemos o no esfuerzos físicos.

Además del propio dolor es habitual que aparezcan junto con él síntomas tales como hiperventilación, adormecimiento de las extremidades y de forma habitual una sensación de estar enloqueciendo, muriendo o perdiendo por completo el control sobre el propio cuerpo.

Causas

Teniendo en cuenta que el dolor en el pecho por ansiedad no es producto de una cardiopatía, es lícito preguntarse el porqué de su aparición. La causa última es el padecimiento de un elevado nivel de ansiedad. Sin embargo el motivo de que la somatización de la ansiedad aparezca en forma de dolor obedece a numerosos aspectos fisiológicos que pueden aparecer como consecuencia de la activación producida por esta.

En primer lugar, cuando estamos estresados, tenemos miedo o estamos ansiosos estamos generando un elevado nivel de adrenalina y cortisol, algo que a nivel fisiológico se traduce en la activación del sistema nervioso autónomo simpático (encargado de activar el cuerpo para permitir reacciones como las de lucha o huida). Cuando surge la crisis de ansiedad, esta activación genera una elevada tensión muscular de cara a preparar el cuerpo para responder rápidamente. Esta tensión continuada puede llegar a generar cierto nivel de dolor en diferentes partes del cuerpo, siendo el pecho una de ellas.

Asimismo el miedo y el nerviosismo también suelen generar un aumento de la actividad pulmonar, llegando a generar hiperventilación. Dicha hiperventilación supone también un elevado nivel de movimiento de la musculatura torácica y del diafragma, algo que junto a la tensión muscular favorece el dolor. Además, el hecho de estar haciendo de forma constante inhalaciones cortas y superficiales hace que vaya apareciendo la sensación de estar ahogándose, algo que a su vez generará más activación nerviosa y una mayor cantidad de inhalaciones.

Otra alteración frecuente en momentos de ansiedad y que participa en el dolor en el pecho por ansiedad es la alteración de la motilidad gástrica y la dilatación del tubo digestivo, que incluso puede generar un pinzamiento en los nervios del torso, o la acumulación de gases en el estómago que pueden subirse al pecho y generan dolor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s