TRASTORNO DELIRANTE

El trastorno delirante es un trastorno psicótico que se caracteriza por la presencia de una o más ideas delirantes sin que se produzca otra patología significativa.

Estas ideas delirantes deben persistir como mínimo un mes y no deben ser la consecuencia directa del consumo de algún tipo de sustancias o enfermedad médica.

Las personas que tienen trastornos delirantes están firmemente convencidas de cosas que no son realmente ciertas. Por ejemplo, creer que son buenos escritores y que le han concedido un premio Nóbel o pensar que están siendo perseguidos y que hay personas que quieren hacerles daño.

Características de las personas con delirios

  • Son personas con una idea o creencia muy persistente que influyen de forma muy directa en su vida cotidiana.
  • Normalmente, la actividad laboral y social de quienes sufren este trastorno no se ven afectadas, salvo que las ideas delirantes guarden relación con alguna de estas actividades o según el tipo de delirio. No obstante, la mayoría de las personas que sufren este trastorno desarrollan un estado de ánimo irritable, incluso pueden llegar a tener comportamientos violentos.
  • Son muy reservados y guardan un cierto secretismo a la hora de hablar sobre su delirio.
  • Son personas, en muchas ocasiones con ideas incoherentes y desorganizas, pero con pleno sentido para ellos.

¿Qué tipos de delirios existen?

El DSM-5 cita los tipos de delirios existentes. En un trastorno delirante pueden darse los siguientes delirios:

  • Tipo erotomaníaco. El tema central del delirio es que otra persona está enamorada del individuo que padece el trastorno.
  • Tipo de grandeza. El tema central del delirio es la convicción de tener cierto talento o conocimientos (no reconocidos) o de haber hecho algún descubrimiento importante.
  • Tipo celotípico. Este subtipo se aplica cuando el tema central del delirio es que su cónyuge o amante le es infiel.
  • Tipo persecutorio. El tema central del delirio implica la creencia de que están conspirando en su contra, o que lo engañan, lo espían, lo siguen, lo envenenan o drogan, lo difaman, lo acosan o impiden que consiga objetivos a largo plazo.
  • Tipo somático. Se aplica cuando el tema central del delirio implica funciones o sensaciones corporales.

TRATAMIENTO

El trastorno delirante se consideradifícil de tratar. Los fármacos antipsicóticos, los antidepresivos y los fármacos que estabilizan el estado de ánimo se utilizan con frecuencia para tratar los trastornos psicóticos. Asimismo, existe un interés creciente en las terapias psicológicas como formas de tratamiento. Por otro lado, podemos decir que en la actualidad todavía hay mucho margen de mejora en las intervenciones sobre los trastornos delirantes.

Actualmente no hay una forma de intervención que se imponga sobre las demás por los resultados que obtiene. Hasta que no se perfile una intervención específica que mejore los resultados de las generalistas, el tratamiento de los trastornos delirantes probablemente se basará en los que se consideran eficaces para otros trastornos psicóticos y problemas de salud mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s