PARÁLISIS DEL SUEÑO

“En su forma básica, la parálisis del sueño ciertamente es muy común. Estás medio dormido y medio despierto y te das cuenta de que no te puedes mover. Típicamente dura unos segundos. Es desconcertante, pero no es grave”, le explica a la BBC Chris French, director de la Unidad de Investigación de Psicología Anomalística de la Universidad Goldsmiths de Londres.

“Pero menos comunes son los casos en los que hay síntomas asociados, como una sensación muy fuerte de que hay una presencia, algo en la habitación contigo… así no lo puedas ver u oír, está ahí, y no tiene buenas intenciones: quiere hacerte daño”.

A finales del siglo XVIII, el pintor Johan Heinrich Füssli terminó una de sus obras más emblemáticas. 

El cuadro, basado en una pintura de Giulio Romano, muestra a una mujer dormida que tiene a un demonio sentado sobre su vientre mientras la cabeza de un caballo asoma entre las telas que hacen de fondo para la escena. Escenificaba un trastorno del sueño bastante común: la parálisis del sueño.

El neuropsicólogo Broks señala que trastornos como éste permiten comprobar que la identidad es más que el ego consciente.

“Nos permite vislumbrar capas ocultas del Yo, más allá del ego, las de la imaginación, alucinaciones, los sueños”.

Físicamente, “hay algo de evidencia de un aumento del flujo de sangre al área menos racional del cerebro”, señala Broks. “Y la amígdala -un pequeño grupo de neuronas que está en lo profundo del cerebro y es el detector de peligro- entra en hiperactividad”.

Y por fuera, “a menudo experimentan dificultades para respirar, sensación de presión en el pecho y un miedo intenso”, completa French, antes de añadir lo que se sabe de esta… hasta la palabra pesadilla queda corta.

¿A quién le puede pasar esto?

Los diferentes estudios sobre la prevalencia de la parálisis del sueño indican que son casos poco frecuentes teniendo en cuenta la cantidad de veces que una persona se pone a dormir a lo largo de su vida, pero el número de personas que experimentarán esta parasomnia en algún momento de su vida podría ser mayoritario. En concreto, aproximadamente un 60% de la población podría llegar a pasar por una parálisis del sueño.

Sin embargo, los efectos negativos de la parálisis del sueño se encuentran en la subjetividad y las sensaciones vividas por la persona que la experimenta, así que el hecho de haber leído algo sobre este trastorno podría hacer más llevadera esta situación.

En cualquier caso, lo fundamental es que aunque la parálisis del sueño suela ser experimentada de manera desagradable, en situaciones normales no constituye una fuente de peligro, ni lleva a la asfixia a pesar de que en ocasiones la falta de control sobre los propios movimientos genera ese miedo a dejar de respirar (proceso automatizado por el propio sistema nervioso y que no depende de los actos voluntarios).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s