CEFALEA TENSIONAL

Las cefaleas tensionales ocurren cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se tensionan o se contraen. Las contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o la ansiedad.

Pueden ocurrir a cualquier edad, aunque son más comunes en los adultos y los adolescentes mayores. Esto es ligeramente más común en mujeres y tiende a ser hereditario.

Cualquier actividad que obligue a la cabeza a mantener una sola posición durante mucho tiempo sin moverse puede ocasionar dolor de cabeza. Tales actividades pueden incluir teclear u otros trabajos en computadoras, trabajos minuciosos con las manos y el uso de un microscopio. Dormir en una habitación fría o con el cuello en una posición anormal también puede desencadenar este tipo de dolor de cabeza.  

Otros desencadenantes de las cefaleas tensionales son:

  • Estrés físico o emocional
  • Consumo de alcohol
  • Cafeína (demasiada o abstinencia de esta)
  • Resfriados, gripe o una infección sinusal
  • Problemas dentales como apretamiento de la mandíbula o rechinamiento de los dientes
  • Tensión ocular
  • Consumo excesivo de cigarrillo
  • Fatiga o esfuerzo excesivo

Las cefaleas tensionales pueden ocurrir cuando usted también tiene una migraña. No están asociadas con enfermedades del cerebro.

Síntomas

El dolor de la cefalea se puede describir como:

  • Sordo, similar a presión (no pulsátil)
  • Una banda apretada o prensa alrededor de la cabeza
  • Generalizado (no solo en punto o en un lado)
  • Peor en el cuero cabelludo, sienes o parte posterior del cuello y posiblemente en los hombros

El dolor puede ocurrir como un episodio aislado, de manera constante o diaria. Puede durar de 30 minutos a 7 días. Puede empeorar o desencadenarse por estrés, fatiga, ruido o resplandor.

Puede presentarse dificultad para dormir. Las cefaleas tensionales generalmente no causan náuseas ni vómitos.

Las personas que padecen cefaleas tensionales tratan de aliviar el dolor masajeando el cuero cabelludo, las sienes o la parte posterior del cuello.

Prevención

Aprenda y practique el manejo del estrés. Algunas personas descubren que los ejercicios de relajación o la meditación les ayudan. La biorretroalimentación puede mejorar el efecto de hacer ejercicios de relajación y puede ser útil para las cefaleas tensionales de larga duración (crónicas).

Sugerencias para prevenir las cefaleas tensionales:

  • Manténgase caliente si el dolor de cabeza está asociado con el frío.
  • Use una almohada diferente o cambie las posiciones al dormir.
  • Adopte una buena postura al leer, trabajar o realizar otras actividades.
  • Ejercite el cuello y los hombros frecuentemente al trabajar en computadoras o hacer otro trabajo en espacios cerrados.
  • Duerma y descanse bastante.

Masajear los músculos adoloridos también puede ayudar.

RECUPERADO DE:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000797.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s