LOS ENEMIGOS DE LA AUTOESTIMA

1385134376_855460_1385135472_noticia_normal

La gran culpable detrás de una baja autoestima es siempre la inseguridad en uno mismo. No tenemos la menor confianza en lo que somos ni en lo que podemos lograr, nos sentimos menos que los demás. Esto evita que podamos tomar decisiones, por que estamos seguros de que vamos a meter la pata, y entonces dependemos de que otros decidan por nosotros, lo cual es nefasto. Aparte, hacemos crecer nuestros defectos, no tomamos en cuenta nuestras cualidades, y cualquier problema nos pone a temblar. ¡No se puede vivir así!

Y todavía no acabamos. Porque de esta inseguridad nacen también cuatro enemigos de la autoestima, que te mantienen aplastado contra el suelo:

  • LOS COMPLEJOS
    mujer-con-complejos (1)

De inferioridad, de superioridad (que no es más que un complejo de inferioridad, pero disfrazado), de gordo, de flaca, de pobre, de tonto, de culpa… Nos acomplejamos cuando tenemos una imagen distorsionada de nosotros mismos y de nuestra realidad. Creemos que estamos mal, eso nos fastidia y todo el tiempo estamos colgando de ese complejo que marca nuestras acciones y nuestras reacciones, como también la forma que tenemos de relacionarnos con los demás.

Todo el tiempo nos estamos comparando con otros, y por supuesto, salimos perdiendo en la comparación. No decimos lo que pensamos ni lo que sentimos, porque tenemos temor de que nos rechacen; para colmo, estamos convencidos de que todo lo malo que sucede, ocurre por nuestra culpa.

  • LA NECESIDAD DE APROBACIÓN
necesidad de aprobacion

Claro, como estamos acomplejados e inseguros, necesitamos que la gente nos acepte. Dependemos mucho de los demás, y nos colgamos de ellos por que nos aterra que nos abandonen. Esta necesidad de aprobación nos obliga a vivir para los demás y para el qué dirán, y a veces hasta mentimos o manipulamos, todo con tal de sentirnos aceptados.

Esto puede ser peligroso, porque esa necesidad de aprobación nos involucra en relaciones que nos hacen sufrir, o con amigos que no nos convienen, o con ente que abusa de nosotros. Y por supuesto, nos aleja cada vez más de la autorrealización.

  • TEMOR AL FRACASO

Fracasar significa, para quien tiene baja autoestima, quedar en ridículo. Y esto sí que no lo podemos soportar, porque la gente no nada más nos rechaza, sino que se reirá de nosotros. Pero como estamos seguros de que vamos a fracasar, nos derrotamos de antemano y preferimos no intentar las cosas, o abandonar los proyectos o relaciones al mínimo tropiezo. Andamos desmotivados, somos inconstantes, nada nos importa (aparentemente) y no avanzamos, sino que damos un paso hacia atrás. Y eso… ¡ni para tomar vuelo!

  • TEMOR A LA GENTE
    fobia-social-1

Una cosa es ser tímido a veces, o ante determinada gente o circunstancias, y otra muy diferente tener una timidez tan grande que nos impida relacionarnos con los demás. Esto hace que nos aislemos. Curiosamente, le tenemos pavor a la soledad, pero como no nos atrevemos a salir con alguien, estamos solos casi todo el tiempo y eso provoca que nos sintamos todavía peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s