RESPUESTAS DEL ESTRES (parte 2)

RESPUESTAS COGNITIVAS

Durante el estrés agudo, generalmente las personas sólo concentran su atención en el estresor y piensan únicamente en aquéllo que les agobia, lo que dificulta su capacidad para atender otras situaciones importantes y propicia pensamientos negativos.

Cuando los pensamientos se prolongan, cualquier situación puede estresar, se dificulta la toma de decisiones adecuadas y se exageran las cosas insignificantes porque el organismo ya está exhausto y entra en un estado de pesimismo y desesperanza, lo que desencadena o aumenta el distrés.

RESPUESTAS EMOCIONALES

Ante cualquier situación amenazante naturalmente se experimentan emociones desagradables e intensas como miedo y/o, enojo que nos preparan para reaccionar ante el peligro, nos alerta y nos ayudan a protegernos de aquéllo que puede causarnos daño.

En el estrés agudo, las emociones tienen como función alertar y preparar a las personas para adaptarse a cualquier situación amenazante; por ello, suelen estar muy sensibles, irritables o alteradas. Después de que la situación estresante ha pasado, esas emociones se regulan, de lo contrario, podrían causar molestas y generar estrés crónico. Cuando no se encuentra una solución a la situación estresante, se mantiene la ansiedad, el enojo, la frustración y la tristeza.

Las emociones que experimentan hombres y mujeres frente al estrés son las mismas -miedo, enojo, ansiedad, tristeza, frustración-, aunque la sociedad propicia que las mujeres expresen con mayor libertad sus emociones y sentimientos, y generalmente los hombres debido a su rol social masculino no manifiestan abiertamente sus emociones porque han aprendido que “es de hombres” dominar y silenciar sus emociones y sentimientos y que expresarlos representaría un signo de debilidad. Por lo tanto, en muchas ocasiones los hombres sólo manifiestan su estrés mediante el enojo y la irritabilidad.

Los hombres y las mujeres pueden sentirse mejor si aceptan y expresan el miedo, la ansiedad, la tristeza y el enojo que les causa una situación estresante.

RESPUESTAS CONDUCTUALES

Ante una situación estresante, nuestra conducta se modifica y nos comportamos de manera diferente.

Entre las respuestas conductuales más comunes del estrés agudo, se observan el aumento de la cantidad y la velocidad de movimientos. Por ejemplo, se habla, se come o se camina más rápido de lo usual; se come y se duerme más porque el cuerpo busca recuperar energía o por el contrario, se puede manifestar fatiga, insomnio o falta de apetito.

Es muy importante advertir que si las situaciones estresantes -que hacen sentir amenazados- se prolongan por mucho tiempo y no pueden afrontarse saludablemente, la manera de sentir, pensar y actuar del individuo puede afectar su salud física y mental, dado que intentando reducir el estrés, algunas personas tienden a aislarse, otras pueden involucrarse en actos violentos o en actividades riesgosas, como el abuso de alcohol o el eso de drogas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s