TENER CONCIENCIA DE UNO MISMO

“Hay una forma que hace que uno esté tan lleno que necesita dar a los demás”.

Marshall Rosenberg.

Somos seres biológicos (bio significa “vida” en el vocablo griego). Cuidemos de nosotros mismos antes de creer que podemos cuidar de los demás. Ha sido dicho: “Ama a tu projimo como a ti mismo”, pero muchos nos olvidamos de las palabras “como a TI mismo” y nos comportamos más como robots que como personas.

Se nos olvida que no solo tenemos que PENSAR y ACTUAR, también tenemos que SENTIR, INSPIRARNOS.

¿Como tener conciencia de tu cuerpo?

Nos olvidamos tanto de nuestro cuerpo que necesitamos que enferme para cuidar de él, a veces demasiado tarde…

Si nos centramos en nuestro cuerpo, se establece en nosotros una especia de calma y de conexión con nosotros una especie de calma y de conexión con nosotros mismos, lo que permite la “vida verdadera, la que se vive, no la que se piensa” (David Komsi).

¿Por qué tenemos que ser consciente de nuestro cuerpo?

  • Si eres consciente de lo que hay en ti, te sentirás más vivo, y estarás más alerta y verdaderamente disponible para el exterior, ¡o te darás cuenta a tiempo de que no lo estás!
  • Si estás más “en ti” que en “lo que ocurre”, mantendrás una distancia que te preserva, y preserva la calidad de nuestras relaciones disminuyendo nuestra reacción emocional.

¿Cómo tener consciencia de nuestras emociones y necesidades?

“Un instante consciente de ti mismo vale más que mil buenas acciones”

Anónimo

La autoempatía o autoescucha se da cuando nos volvemos hacia nuestro interior y aceptamos lo que pasa en nosotros. Dos preguntas van a ayudarnos a crear esta conexión con nosotros mismos:

  • ¿Cómo me siento?
  • ¿A qué aspiro, qué quiero en esta situación?

Conviene que seamos conscientes de nuestras vivencias sobre todo en caso de dificultad, pues:

  • Aun cuando no se pueda hacer nada con respecto a un hecho, poner palabras a estados del alma alivia la tensión interior.
  • Si dedicamos un tiempo a conocer nuestros sentimientos y a preguntarnos a qué aspiramos, cuáles son nuestras “necesidades”, sabremos más claramente que hacer para satisfacerlas.

La autoempatía, o escucha de tus sentimientos y necesaidades, es un camino real hacia el amor por los demás y el respeto por ti mismo, pues:

  • Me enriquece tanto la atención que me dedico, que de manera natural voy a volverme hacia los demás.
  • Lo que he escuchado y comprendido en mí, podré escucharlo y aceptarlo en los demás.
  • Lo que no he aceptado en mí, corro el riesgo de proyectarlos en los demás, a quienes voy a atribuir mis imperfecciones.
  • Si no me proporciono instantes para la autoempatía corro el riesgo de autointoxicarme o de hacer a los demás responsables de mi malestar.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA:

Van Stappen, Anne. (2009). Petit cahier d’exercices de bienveillance envers soi-meme. Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s