EQUILIBRIO PSICOLÓGICO

EQUILIBRIO PSICOLÓGICO

El equilibrio psicológico es una configuración que permite el bienestar personal y el enfrentamiento adecuado a las situaciones cotidianas. No es un estado final, pero aquellas personas que tienen una tendencia a mantener esta mesura, normalmente son conscientes de lo que sienten y conocen qué sentimientos negativos como la culpabilidad afectan su vida. Logran disfrutar los sentimientos positivos e intentan solucionar asertivamente aquellos negativos.

Resultado de imagen para equilibrio psicologico

El equilibrio no es sólo el mantenimiento del mismo sino también la adaptación activa a la transformación, la forma en que se responde a las demandas cambiantes de la vida. El equilibrio psicológico permite el desarrollo óptimo de la persona en relación con sus potencialidades reales (virtudes y defectos).

Cuando existe este equilibrio las personas se sienten satisfechas consigo mismas, se sienten a gusto entre los demás y enfrentan de manera asertiva las demandas del medio en la misma medida que se van presentando. Este tipo de mesura hace reaccionar con moderación y de manera proporcionada ante los estímulos externos, dominando los impulsos e intentando contrarrestar los efectos adversos de las situaciones negativas .

Básicamente existen tres peculiaridades para distinguir este equilibrio, las cuales son:

  1. Poseer sensibilidad, misma que permite acentuar de manera apropiada ante los estímulos del medio.
  2. Poseer autocontrol, que permite valorar cada detalle de las situaciones, sus potencialidades y a la vez, permite regular las reacciones emocionales.
  3. Expresar las emociones de manera asertiva.
Resultado de imagen para personas asertiva

Y bueno ya que hablamos tanto de asertividad, sería conveniente hacer una pequeña pausa para conocerla, sobre todo, porque no siempre se entiende el concepto, aun cuando siempre ha estado presente. Se trata de un comportamiento, una actividad integral hacia la vida. Es un término con muchas definiciones. Como concepto, involucra una serie de elementos. Una persona asertiva es alguien que sabe lo que quiere y cómo conseguirlo, que confía en sus propios recursos y está, al mismo tiempo, consciente de sus limitaciones. Que se traza metas y las cumple y que mantiene relaciones saludables con las personas que lo rodean, en todos los ámbitos. Es alguien que está orientado hacia su propio progreso, que defiende sus derechos y que respeta los derechos de los demás.

Ser asertivo no es ser perfecto, ya que se tienen defectos como todo el mundo, pero éstos no limitan ni merman la autoestima. Ante los problemas, no se permite que éstos paralicen. En esencia, ser asertivo es estar en perfecto equilibrio psicológico, porque a este nivel de conciencia se dominan las emociones. La asertividad se aprende y desarrolla con el paso del tiempo. Porque al contrario de dones como el artístico o el comercial, es algo que se puede conseguir, implementando los factores que la propician.

Como base de la inteligencia emocional.

Para mucho especialistas, la inteligencia emocional es igual al equilibrio psicológico, pero la realidad es que este último es un requisito para conseguir lo primero. Como todos sabemos, el terreno de las emociones suele ser algo espinoso para muchas personas, que se sienten más a gusto en el ámbito de las cosas prácticas. Pero, en general, para lograr un control sobre las emociones propias y ajenas, es preciso contar con un equilibrio psicológico.

Resultado de imagen para equilibrio psicologico

Quizá lograr este estado de balance mental puede parecer una quimera inalcanzable, sobre todo porque no identificamos bien el concepto. Probablemente cuando nos presenten a una persona equilibrada, puede acudir a nuestra mente la imagen de alguien indiferente, apático, ya que parece que normalmente estas personas no enfrentan, al menos en apariencia, grandes crisis ni confrontaciones fuerte con las personas que los rodean. Sí, una persona equilibrada psicológicamente es aquella a la que se puede insultar y simplemente nos dará la espalda, o a quien se le puede acusar y sin defenderse dejará que el tiempo hable por sí mismo. dicho balance no es una reducción de voluntad o la minimización de la capacidad para emocionarse, es solamente un dominio.

Un estado de equilibrio no está exento de luchas y contradicciones internas. Una persona equilibrada no es la que no tiene dificultades, dudas o que no yerra; sino aquélla que se reestructura, que cambia, que se perfecciona a sí misma al enfrentarse a cada situación nueva, y todos podemos lograr ser ese individuo ecuánime.

Bibliografía: Sergio Ulloa Arreola. 2013. Rompe tus Cadenas. Libérate de la Culpa. Editorial Época S. A. de C.V. México, D.F.

Un comentario en “EQUILIBRIO PSICOLÓGICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s