NO TE SOMETAS A LA SOMBRA DE ALGUIEN O ALGO.

Haz un esfuerzo y atrévete a ser independiente física y psicológicamente, rompe las ataduras.

Puedes empezar por dejar de desear eso a lo que estás apegado. Seguramente la sola idea te asusta e inmediatamente piensas en el dolor de la “pérdida” y las carencias que crees vivirás al no tenerlo.

Al principio, cuando sientas que ya no tienes a esa persona, actividad o cosa, será casi imposible resistirte e ir directo hacia él. Es entonces cuando debes poner en práctica los siguientes pasos que te llevarán al desapego:

Ve tu apego como algo insignificante. La mayoría de los apegos resultan ser más simples de lo que pensamos, el problema es que los magnificamos. Desafíate e intenta olvidarte de él, así como se escucha, ya no lo tomes en cuenta y ve lo que sucede, te darás cuenta que no pasará nada, continuarás con tu vida.

Enlista lo que crees que eres incapaz de realizar. Escribe las cosas que no has hecho hasta el momento por temor o falta de confianza en tu capacidad. Tiene que ser de la más sencilla a la más complicada, para que conforme las realices, vayas en gradiente y no desistas a la primera. El objetivo es que rompas la imagen que tienes de ti y te des cuenta de que si eres capaz. Posteriormente haz otra lista de las personas en las que te apoyas para hacer cosas que podrías realizar solo si te quitaras el miedo, la inercia y la inseguridad. Poco a poco deja de pedirles su ayuda y forja tu propio camino a tu manera. Por último, enlista tus sueños más locos e increíbles de cumplir e intenta hacerlos, vívelos, disfrútalos. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Sé libre emocionalmente una vez y no querrás dejarlo.

Resultado de imagen para que eres capaz de realizar

Aléjate de tu más grande deseo. Ten fuerza de voluntad y evita a toda costa tener el más mínimo contacto con esa persona u objeto. Como en cualquier otra adicción habrá dolor, desesperación, te sentirás desamparado por la costumbre que has generado, pero aunque al principio te cueste creerlo parte de la cura está en sufrir para dejar de sufrir. Al final, resurgirás de la nada. Todo está en la mente; la fuente de tu deseo no desaparecerá, pero si dejará de tener poder sobre ti, te será indiferente.

Resultado de imagen para fuerza de voluntad

Réstale importancia a “eso”. Repite en tu mente: “no me importas, me eres indiferente, me causas daño y hoy solo quiero ser libre”. Te darás cuenta de que estabas menospreciándote ante algo o alguien y llegará a ti el hastío. Sin darte cuenta recuperarás el control de tu vida. ¡Tú solo te ataste y tú solo te liberarás!

Resultado de imagen para amigos

Procura estar donde seas bienvenido. No siempre le caerás bien a todas las personas, más no por eso debes sentirte rechazado por el mundo entero. Si a uno o a muchos no les agradas habrá otros tantos a los que sí. Sé más realista que fatalista, el rechazo no resulta nada agradable, pero es importante que lo sepas manejar para que no se atore en tu mente y te cause problemas psicológicos. ¿Qué te importan sus razones? No le des vueltas al asunto, mejor ocupa tu energía en estar donde sí te quieran. Piensa que tu decides con quien estar y con quien no.

Bibliografía: Lourdes Gallegos Aguirre. 2013. Vivir Sin Ataduras. Editorial Época S.A. de C.V. México, D.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s