HORROR A LA SOLTERÍA

Las expectativas sociales hacia la mujer en relación con el matrimonio y la maternidad han sido históricamente, mucho mas demandantes que hacia el hombre y la paternidad. Se da una connotación muy diferente a la palabra solterona que a solterón.

Resultado de imagen para miedo a estar solo

Antes se decía que las mujeres se quedaban para vestir santos por que la mujer no se preparaba para otra cosa que no fuera ser madre y esposa, así que, si no se casaba o se iba de monja o se dedicaba a cooperar con el mantenimiento y decoración de la iglesia. Todavía muchas mujeres ven la falta de pareja como una situación trágica, insoportable, dolorosa. El rebasar los 30 es razón suficiente para aceptar lo primero que pase. Es el noviazgo de último recurso. El galán no les atrae siquiera: sin embargo su desesperación les hace pensar que será la última oportunidad. Las decisiones precipitadas de esta naturaleza suelen traer consigo una enorme soledad y tristeza.

El miedo a la soltería ha hecho que algunas mujeres se casen con alcohólicos, sabiendo que lo son. Es también una forma de temer a la soledad, pero también es miedo a la responsabilidad de ser autosuficiente. Lo que dicen los demás es tan importante para ciertas mujeres que hasta traen hijos al mundo con el único propósito de no ser vistas como “incompletas”.

Resultado de imagen para miedo a estar solo

PAVOR A LA SOLEDAD

Resultado de imagen para parejas enamoradas

Una causa muy común para buscar el noviazgo es el miedo a la soledad. Esa soledad abrumadora que viene de la mano de baja autoestima. Lo que da miedo es estra con uno mismo y confrontar lo que uno es. Y es que, en la soledad, surgen aquellos sentimientos que se han negado, la parte oscura como diría Jung. En la soledad, aquello que no nos gusta amenaza con salir a la conciencia: asuntos inconclusos, creencias contradictorias, complejos, culpas, heridas y quien sabe cuántos demonios más.

Quien teme a la soledad busca distracciones y qué mejor entretenimiento que un romance. El problema radica en que esta gente no se gusta a si misma, lo cual le incapacita para amar a otros. Este miedo a la soledad puede ser tan grande que haga que se confronten con cualquier cosa y se cieguen ante lo que ciertamente es un error. En vez de “más vale solo que mal acompañado” se da un “más vale mal acompañado que solo”

Bibliografía. Ernesto Lammoglia. (2004). El Noviazgo ¿Elección o Decepción?. Primera Edición. Editorial Random House Mondadori S. A de C. V. México, D.F.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s